Soplo de aire

Soy soplo de aire que transita por el mundo,
a veces alma a veces podredumbre,
grandeza o lodo,
hálito divino, suspiro mezquino.
O nada o todo. (Continuar Leyendo)

Sin comentarios | Leer Más

Estoy sola

No tengo nada… ¡Estoy tan sola…!
Me he negado a saberlo tanto tiempo…
teniendo a mano siempre alguna excusa,
para explicar este dolor intenso.

No tengo nada… ¡Estoy tan sola…!
Ya no se en que creer, es tanto el miedo,
descubro de repente casi helada…
si algo he tenido siempre, han sido sueños.

(Continuar Leyendo)

Sin comentarios | Leer Más

La cosecha suele ser sólo veneno

Por tantas agresiones recibidas
mi alma dolorida, zozobra muchas veces,
más, la savia de la vida
ansiosa prende en la madera vieja
y una ramita verde, reverdece.
No. No voy a hundirme todavía…
Yo seguiré viviendo mal que os pese. (Continuar Leyendo)

Sin comentarios | Leer Más

Como risa hay en un niño

Como no tengo a quién darle mi cariño
y tengo tanto, cómo risa hay en un niño,
cada día sin tasa y sin medida,
lo reparto, alegrando así la vida,
entre gentes, no importa sean extrañas
si a mi se me cuelan por el alma. (Continuar Leyendo)

Sin comentarios | Leer Más

Lo que das, multiplicado

Sabiendo que Dios devuelve,
lo que das multiplicao,
por lo que tu me estás dando
así, ya estás condenao.

Me has dado viento y marea,
sequedad, angustia y llanto,
deja ya de regalarme,
no creo merecer tanto. (Continuar Leyendo)

Sin comentarios | Leer Más

Y se secó la carne

Se perdió la ternura y se seco la carne,
se cayó la esperanza y rodó por los suelos
oscureció de pronto y todo se hizo sombra.

Se acalló la conciencia y derramose la sangre.
El árbol que era sombra, se convirtió en ceniza,
de vergüenza una nube se deshizo en espuma. (Continuar Leyendo)

Sin comentarios | Leer Más

Para sembrar desiertos

Me consume la tristeza de no poder ser fuego,
de no llegar a flor siendo semilla,
de quedarme varada en triste orilla,
sin llegar a cruzar la mar abierta.

Yo tengo en las alforjas, ¡tanto trigo!
para sembrar desiertos… que me aterra,
saber que han de pudrirse vanamente
las doradas espigas de mi era. (Continuar Leyendo)

Sin comentarios | Leer Más

Para que rendida duerma

¡Oh! Cansancio arrópame con tu manto
para que rendida duerma
y olvide que soy amor
desparramado en la niebla.
¡Oh! Sueño, bórrame por unas horas
de esta triste pesadilla
y ponme donde tu moras (Continuar Leyendo)

Sin comentarios | Leer Más

Has llegado tarde amor

Has llegado tarde amor
ya no tengo nada que ofrecerte
mi alma que era bella, no lo es tanto
mi pecho ya va lacio
y empieza a haber arrugas en mi mente.

La alegría que tenía
poco a poco, se va esfumando
cuerpo y alma se me van
las riendas en mi mano ya no están.
No sé, que vienes buscando? (Continuar Leyendo)

Sin comentarios | Leer Más

Silencio de escalofríos

Dispersos sentimientos, concentrada amargura,
líquenes de llanto en las pupilas,
amasijo de cardos en la boca sellada,
hedor de podredumbre en los senos punzantes
y el amor con grueso candado
cerrado a cal y canto. (Continuar Leyendo)

Sin comentarios | Leer Más

Page 1 of 512345Next »
*Todo el contenido de esta web, se encuentra registrado en la sociedad genreal de autores (SGAE).